Cultura política por Marcelo Ndong Obono

Diario Utamboni, 16 de junio de 2018

-Opinión-

“El nivel de transmisión y de politización de los
padres ejerce una influencia consecuente sobre la cultura política y sobre la transmisión de la identidad política a los hijos.”

Como en muchas ocasiones, todo empezó tan sencillo y comprendí el sentido de negritud, como cultura cívica, casi de golpe, en una noche de luna llena en mi poblado de tradición bantú. sentía cómo mi padre me inculcaba la vocación sin precedentes de una cultura política; Le veía como administrador de responsabilidades que no podía reconocer debido a mi temprana edad, simplemente porque no pertenecía a este pasado antaño y reciente. No podía olvidar aquello, siempre que teníamos una visita de un ilustre amigo de mi padre y la familia.

Los dos pasaban horas sentados a la mesa y entre risas y carcajadas saboreaban un coñac “tres cepas” y entre sorbos y de-gustaciones, entorno a Pedro Domecq , otra marca de coñac de la época, en los territorios de guinea española; todo era alegría contando sus vivencias y mi madre estaría ya preparando la salsa de cacahuete y el pollo de coral, una gallina de las tantas que habían en el patio…tenía mi plato de comida seguro al tiempo que aprendí que en la familia se aprende a amar, a trabajar, y en afectividad de cada día, el niño sabe lo que cuesta las cosas y su valor por el sudor de tu frente. El valor de recibir la primera educación en el seno de esa familia nuclear, el gozo de compartir la mesa con todo aquél que está en la aldea a la hora sexta, comprendí que donde comen dos, comen tres o cuatro..de esa alegre memoría no sin razón, comprendí lo que era una cultura política; no solo como un hecho, sino como actitudes que la negritud ha restablecido legítimamente de pertenecer a la cultura africana.

Mi padre, no conocía esa espiritualidad cristiana que reza así:” al final de la tarde, te examinarán del amor.” El, antes de ser catequista y enseñar doctrina cristiana en la Iglesia parroquial de mision san José, me examinaba de la valía y honestidad..y empezaba la mañana transportando agua en el río Mosogo de mi pueblo, o en su caso, tenía que limpiar unos metros de tierra donde estaban los cafeteros o como era habitual, chapear cinco arbustos de café en la finca de mi padre…Qué asombro!!!! y qué gozada saber que al final de la jornada, has ganado algo para Dios y para tus hermanos…¡¡Cuantas veces me he peleado con mi hermano cuando el reparto de comida no ha sido equitativa…!!! entonces uno va teniendo la noción de la libertad y justicia en el ámbito local, y nacional. Es cierto que cada cultura debe crecer y mejorar en valores; Pero fijaros que una cultura política no puede ser diferente en áfrica ecuatorial si estamos usando los elementos occidentales como sus aviones, sus hospitales, y sus paraísos fiscales, bajo falsa apariencia de adueñar estúpidamente las palabras de libertad y democracia en un terreno que nada de eso, está cosechado ..yo no lo entiendo.

Se dice que una cultura política es este conjunto de conocimientos, estados de ánimo, competencias, evaluaciones y actitudes que un ciudadano o un grupo social, puede albergar para sí y en beneficio de los demás. Porque, gozar de una sabiduría política es gozar de todas las libertades y orientaciones políticas así como las creencias de un deseado estado de bienestar humano y sentimientos acerca de determinados objetos políticos y relacionados con juicios y opiniones de que se trata en el suelo de nuestro “res pública”….(república, cosa común, algo que es de todos) Aquí no vale el “slogan barato” de algunos: “Makama a nfem” o defiendo mi pan…

Hoy, la cultura política ha suscitado nuevos “incumbentes” o nueva audacia, porque a falta de una comunicación real en el tiempo, la cultura de la comunicación se ha visto bendecido por las nuevas tecnologías de las redes y ha levantado una auténtica revolución en el sector de los “Audios fonológicos” en los cielos y mares de nuestro hermoso país que nos vio nacer. Nadie dudará que esta aparición en las antenas de los hombres y mujeres “audistas” también es una cultura política de las comunicaciones que ya llegan a todos los hogares de nuestra guinea fértil, fecundo y ganas de libertad porque la política no se identifica solo con la élite de poder, sino que la autoridad en plaza y competente, debe escuchar y moverse desde estas latitudes de la esfera de libertad y bienestar para todos.

Creo recordar que una cultura política tiene una gran tradición: el complejo mundo de desarrollo de la identidad de los pueblos que no sólo ansían la libertad para sus hijos, es más, las familias difieren considerablemente en su capacidad de transmitir sus posesiones o sus inclinaciones políticas a su descendencia; esta capacidad generacional en la educación y en el salón, ( hoy casa de la palabra) les da del mismo modo, más capacidad de orientacion y afectividad en el escenario político de cada familia o clan. Habéis de reconocer que cuando un padre familia, Un pastor, O un Eclesiástico está haciendo caso omiso al clamor y exigencia del pueblo de Dios, en los momentos de descanto, y conociendo consciente mente las evidencias de la escritura santa, , del conocimiento de la jurisprudencia vigente y legitimada, no recibirá aplausos pero sí, cargará su culpa y el peso de los demás cuando sin remordimiento, empiece a caminar por las sendas de la justicia de quien es más superior que nuestras aspiraciones malignas; así lo creo, y así lo pienso. si alguna vez, me dejáis opinar y escribir para vosotros, queridos lectores y amigos.

¡Que tengáis un feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *