FE Y POLÍTICA por Marcelo Ndong Obono.

FÉ Y POLÍTICA por Marcelo Ndong Obono.  

 

 

POLÍTICA por Marcelo Ndong Obono. No quiero ser tan ingenuo como para pensar que ésta breve reflexión mía, quiera pretender un cambio de mentalidad rural; pero sí, espero que ayudaría a aflorar a muchos de nosotros un sentimiento de pertenencia a una sociedad, un pueblo o a una determinada etnia; y consciente de nuestra cultura y la condición de cristianos para otros, sentir desde la fe el llanto y el clamor de tantos hombres y mujeres de nuestra sociedad.

Me gustaría hacer una primera distinción entre lo que llamamos pueblo, y la masa. entiendo que no deberíamos confundir entre Pueblo, que es TODO una representación de un País, y lo que es una masa, o cualquier aglomeración de personas, o sea, parte de un todo. Me explico con esta premisa inicial, una vaga concepción que circula en la mente de mucha gente de nuestra generación;  la emoción negativa que tiene mucha gente de mi aldea global…me refiero el miedo a la palabra Política y lo que es la actividad en la política, o sea, la política y la función que desempeñan los que se dedican a esta honesta actividad. No me quiero detener en las etimologías, pues no tenemos amplio espacio para eso..A ese fenómeno juzgo yo que es debido por lo que hemos vivido años atrás y siempre hemos asociado la biblia y el látigo de nuestros gobernantes del turno. hablar de la política en mi pueblo, suscita miedo, cárcel, tortura y traición; y ésa es la imagen del 69 hasta nuestros días.

Hacer política pertenece al espacio común y privado de los que se preocupan por el bien común; El papa san Juan Pablo II y otros papas del “aggiornamento” en los pasillos de Vat.II, han subrayado la necesidad y responsabilidad del laicado (hombres y mujeres de nuestro era,) en el ejercicio de esta noble tarea, pues la fé cristiana revela un Dios envuelto en el sufrimiento de los hombres y crucificado por amor. La fé proporciona un impulso motivador, se vive y se reflexiona en comunidad y en comunión;esto también nos ayuda a comprender  las estructuras de lo religioso y adecuarlas para mejor compromiso, cultural y socio-político. No soy experto en temas de políticas; pero desde mi instinto razonable y creyente en valores humanos, ésa ética política tiene mecanismos de una transformación social, centrada prioritaria mente, en la educación, sanidad, o una formación en derechos humanos, como en la libertad religiosa, y todas ellas, estructuras incluidas las eclesiales, entonces ya comprenderemos que la actividad política bien enfocada en esos términos, anda en similitud a un verdadero compromiso cristiano.

Hélder Pessoa Cámara Fortaleza (1909-1999 ), el arzobispo católico Brasileño, gran defensor de la justicia social,” Doctor Honoris causa” en muchas universidades, y propuesto en tantas ocasiones Premio nobel de la paz, por su permanente actitud de condenar las dictaduras Latinoamericanas, muy asombrado, decía: Cuando doy pan a un niño, me llaman santo. Pero cuando pregunto, porqué el niño no tiene pan, me llaman Comunista…

Estamos cada vez frente a una mentalidad pueril y primitiva, difícil de combatir los temores que albergamos y llegar a comprender la importancia de nuestra identidad cultural. El miedo a ser nosotros mismos nos invade, y nos traiciona: Así, tuve la desdicha de escuchar palabras como éstas: ” No soy político ni me interesa….U otra de un chabal que podía haber sido mi alumno: Padre, tú a tu Misa… pero ya no me dió ocasión de preguntar: Y a quiénes voy a anunciar la palabra de Dios? a los ángeles ? si los ángeles no están con nosotros ni cometen pecados….

Qué pena, que desaparece lentamente, nuestra riqueza étnica y nuestra identidad como pais de referencia y pertenencia. No quiero pertenecer a la generación del absurdo, al pensamiento débil, a generacion que se contenta con las migajas del rico Epulón, y no exigen lo que en Derecho le corresponde. Esta es la  filosofía del  absurdo que provoca el silencio de Dios y el miedo a la palabra política, simplemente porque la hemos cambiado de significación. Un abrazo a todos. Marcelo Ndong Obuan, desde Murcia.

…..Identidad como país de referencia y pertenencia.

No lo entiendo; No se puede desentender y ser tan insensible a los sufrimientos y miseria de los demás. esas personas que han tragado el anzuelo de la corrupción, ésas personas que viven ambiguamente y con expresión ambivalente su religión; esos provocan y crean conflictos de identidades. Porque los conflictos de identidades que sufre no la masa, sino el PUEBLO, son un malestar social y desprenden síntomas de dudosa procedencia para esas mismas personas y sus respectivas instituciones; en efecto, esta situación crítica, promueve crisis de fe y de valores y casi obliga a los moradores lugareños, a una imposible convivencia porque viven ya de este modo, en guetos donde no hay ni integración ni interculturalidad, y el diagnóstico es deprimente cuando falta esta relación fe-vida y fé-política.

Todo se hace cuesta arriba. Y se nos complica mas la coherencia en la relación. En el ámbito de lo privado, falta el entusiasmo. La prudencia pastoral se vuelve silencio cómplice; y esto es lo que tenemos, y así nos va. No quiero pertenecer a esa generación del absurdo, al pensamiento débil, a una generación de hombres y mujeres que se contentan con las migajas del rico Epulón, y no son capaces de exigir lo que en Derecho les corresponde abundantemente. 

El absurdo no es mi filosofía de vida, porque provoca la ira de Dios, y el MIEDO a la palabra POLÍTICA, Simplemente, porque lo hemos cambiado de significación. Un abrazo a todos…

1 Comment for “FE Y POLÍTICA por Marcelo Ndong Obono.”

Marcelo Ndong Obono

says:

En los paises menos avanzados como el nuestro, la palabra política evoca malos recuerdos, cárceles, traición y muerte. esta es la triste memoria negativa que tiene los hombres de mi pueblo…
Resulta que actualmente, quejarse del dolor y miseria que padece este país centro-africano, lo llaman hablar política…LAMENTABILIS. Son las secuelas que deja la Dictadura, el miedo, y la opresion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *