La Iglesia Guineoecuatoriana. Ecos de hispanidad en África. ¿Desconcierto político o eclesiástico?

 Marcelo Ndong Obuan
DIARIO UTAMBONI: 17 Noviembre, 2018
Cuando los hombres de ciencia, los dirigentes políticos, los responsables de las distintas confesiones religiosas, así como los gobiernos de distintas naciones, acierten a descubrir, salvaguardar y recrear los valores humanos positivos de cada cultura que laten en las tradiciones de los pueblos, habrán descubierto los cimientos para construir naciones enteras, e Iglesias africanas incalculable mente ricas y apasionadamente originales; y sólo entonces, podremos reconstruir nuestra historia. 
Quiero hablar de nuestras tradiciones y costumbres allí donde nace el derecho consuetudinario, lo que no significa necesariamente desnudar el conservadurismo, porque corremos el riesgo de naufragar en la falsa modernidad o retroceso cultural. Y los que así entienden nuestra historia, sin duda, no andan muy bien encaminados. Son datos que no ha que perder de vista a la hora de analizar y precisar la trayectoria de nuestro país de familias,  etnias, y tríbus constituyentes. Hablar de familias en Guinea me remite a ” Pater familias ” en el derecho romano y muchas veces, simultáneamente, al calor de la hispanidad durante su vasta evangelización consumada e irrumpida en el   de la colonización que, sin merecerlo todavía, los dos andaban casi cogidos de la mano como compañeros de viaje.
Nuestra historia es corta en escritura, pero rica en la tradición oral pero muy poco nos consta de lo que se nos han transmitido a veces sin explicación clara por parte de los mediadores entre el Franquismo y la incipiente aparición de hombres en primera fila  que  ya  vaticinaban las huellas de una larga época des colonial  hacia las estampidas de asentamientos de patronatos de indígenas hasta lo que iba a figurar en gobierno autónomo y adelantado una república total y brutalmente preconcebida. 
Así arrancamos con un grupo de hombres protagonistas de los siete magníficos y como en el fútbol americano, todos a por la pelota ” Democracia,”   Y así comenzó el juego pero faltaron  las fichas y las reglas del juego y por supuesto, quién  dirigiría sabiamente  el timón porque la historia lo diría.  Aquello fue una actividad divertida pero un juego político peligroso de unos hombres en primera fila que estrenan  autonomía de libertad,  autorregula dores  de conciencia  y  auto gestión. Madrid lo sabe, porque fueron los creadores de una Independencia premeditada pero no prematura. Hasta entonces, ha llovido sombras mas que luces y nadie puede certificar que los lugares autóctonos de esos paisajes verdes y hermosos ríos, guarden buena memoria de todos esos efemérides y avatares de nuestra historia reciente que, no hay culpables si no falta de definición y postura legal.
Nuestra madre la Hispanidad sabe que es cierto ese estado de cosas así como el sentir común de esas personas hombres y mujeres que deseamos un auténtico y no ficticio bienestar para nuestro país.
La certeza va más allá que las impresiones; Y ésos respondían a dos comisiones: Malabo y Madrid; dos grupos con un objetivo propuesto en buscar el  consenso y la palabra definitiva que en el seno de las naciones unidas, revalidaba este proceso y etapas de indigenizacion,  y la ley de la  privincialización que después aterizaría  en el gobierno autónomo, siempre en el marco de la conferencia constitucional celebrada en la sede Madrileña de nuestra Hispanidad: No fue una tarea fácil la búsqueda de la unidad en la diversidad de pueblos y culturas de las cordilleras de Río Muni y el mediterráneo del golfo de Guinea.
Sabemos que la realidad se nos impone, pero no se entendía la poca relevancia en la prensa así como una escueta referencia en las prensas españolas tal como estaba el asunto, eso impresiona.  y es  desvirtuar la realidad histórica de ambos países;  eso supone falta de información  y  un desconocimiento de la realidad y de la historia de este pequeño país que nos vio nacer.  Casi un desconcierto que se ha mantenido en materia reservada, y la ley del silencio que perdura hasta hoy y muchos han bautizado como ” silencio cómplice.” Cuando medio mundo grita ” no a la guerra, ni hambre, ni opresión, otra mitad permanece en silencio respetando su “ego social” y sus negocios privados. 
De tal palo, tal astilla. Así funciona el motor de la historia que se ha diseñado desde el occidente.  Decía Martín Luther King: “Por un mundo justo, no me preocupa tanto la gente mala sino, el espantoso silencio de la gente buena.” Así funciona la historia, así gira la bola del mundo y por eso, una cosa es cierta: Ya no está en vigor el aforismo que dice, quien no conoce la historia, está condenado a repetirla…es verdad, pero no suficiente. Yo creo más bien éste otro: “El que no sabe a dónde va, que retroceda y mire de dónde viene.” este argumento filosófico vale para los no estudiosos y  para la  generación de jóvenes que queremos reconstruir nuestra historia. Los que queremos hacer una Iglesia en salida, – dice el Papa Francisco – o mejor una teología a modo a la Ecuatoguineana,  nos ha faltado tejer un discurso sobre Dios, que simbolice la autenticidad de ” Pater familiaris in África ” en la Educación, incluida la Educación en la fe de los bautizados y no bautizados..porque si la educación  consiste sacar a flote, y llevar a cargo a los infantes en libertad, corresponde de la misma manera, que esa libertad esté bien relacionada con la libertad y el contexto sociocultural de la época. Estoy tan sorprendido y confundido, porque me intriga saber ¿Qué es lo que los Españoles celebraron en Malabo, y los Guineoecuatorianos celebraron en Madrid el mismo día 12 de octubre pasado ? ¿Desconcierto en unas políticas sin definir, o un desconcierto en una Iglesia sin convicciones profundas?
Termino con esa reflexión: A Dios no le interesa ni los negocios ni ofrendas contaminados. Así lo veo, y así lo pienso. Un abrazo a todos.
                                             Marcelo Ndong Obuan. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *