¿ QUÉ MUNDO TENDRÁN QUE VIVIR NUESTROS HIJOS ?

¿ QUÉ MUNDO TENDRÁN QUE VIVIR NUESTROS HIJOS?

Son muchos padres de familias, Adultos, profesionales de la enseñanza, funcionarios hombres y mujeres; Ricos y pobres, que indudablemente, se habrán hecho alguna vez ésta pregunta. gente de todos los sectores de la sociedad ecuatoguineana, todas las instituciones, han hecho alguna vez, esta mirada retrospectiva ante el oscuro panorama que se presenta y nos enfrentamos.

Plantear esta pregunta suscita nuevos interrogantes y que nos cuesta encontrar una respuesta adecuada, frente a este denominador común que hace estragos en nuestro país: el miedo. Miedo a desarrollar nuestras facultades mentales, desde el pensamiento hasta la libertad de expresión tanto privado que comunitaria mente. Porque no hemos sido capaces de reconocer en las cosas, y en las personas sencillas, la dignidad que se merecen. No hemos sido capaces de soñar novedades, aunque los sueños siempre son sueños; 

Quiero entender que los africanos, a pesar de la desdicha que nos ha tocado vivir durante décadas, tememos ofrecer alguna novedad que exige sinceramente una transformación en las personas, en las relaciones y estructuras de la sociedad para encender de éste modo, una luz en la oscuridad para que la nueva generación sea consciente de la sociedad que les tocará vivir. Hermanos todos, ni tú ni yo, seremos capaces de afrontar ésta realidad que, ya hacía tiempo, nos pesa y cuesta explicarlo a los niños de hoy ? 

Cuando parece que todas aquellas costumbres, normas, y comportamientos sociales, nuestra riqueza cultural y étnica que parecía que eran “valores y signos de nuestra identidad socio-cultural dentro de la comunidad centro Africana, las familias, el afecto a nuestro modo de ser de nuestra “indigenizacion ” y que durarían siempre y en crecimiento, se han venido abajo y se tambalea el estilo de vida tradicional donde la armonía popular se ha vuelto tensión y conflictos en esta aldea global llamada ” Estrella Ecuatorial guinea ” 

A rasgos generales, y más allá de todos esos elementos perceptibles, se menciona entonces, Cual es nuestro deseo de felicidad y proyecto común para fortalecer cada vez más, la identidad cultural que proporciona gestos concretos de referencia de tal manera que, con nuestros hijos y nietos, podamos compartir una herencia socio-cultural y en libertad que presupone que tenemos un mismo sentir, y un mismo deseo ver realizado nuestro sueño y nuestras ilusiones por una auténtica guinea de prosperidad.             

Porque si el mal, la miseria y la crisis de todas las latitudes no afecta a todos, con más razón hemos de erradicarlo también entre todos. Quién no se acuerda de ese refranero fang: ” Si al cruzar la calle en el poblado, y de lejos escuchas un comentario: Vaya!!! este chico tiene todo el parecido a su padre”…Tú en cambio, no sigas adelante hasta que te vuelves y les preguntas: Cómo ha sido mi padre o mejor dicho, Cómo era mi padre; no sea que, a lo mejor ha sido persona “non grata” y tengas que pagarlo…aunque tampoco opino lo contrario….Ciertamente, el devenir de un joven presenta varios interrogantes y problemas inéditos que necesitan respuestas adecuadas y prudentes del mismo, profundizando aspectos que antes, tal vez, no se tenían en cuenta; Y es lo que tenemos hoy. Nuestros jóvenes necesitan una verdadera formación integral, quiero decir, Formación humana, académica y científica como religiosa..etc para responder a los interrogantes que plantea hoy la comunidad internacional de naciones y para el desarrollo de los pueblos de la tierra. Apostar por una nueva civilización en el reconocimiento de los valores humanos y cristianos, donde no cabe el indiferentismo o la impasibilidad de ánimos para cuando sufre un hermano; Así el hombre llega a ser libre y responsable capaz de donarse a los demás; entonces no solo sabrá el precio de las cosas, sino automáticamente, el valor de las cosas. Y sólo entonces, podremos formar una sociedad de familias en la que el individuo no se vea expuesto a cualquier manipulación por parte del poder dominante. 

Termino recordando a Pablo VI: el papa apuntaba enérgicamente el camino a recorrer: desde las condiciones infrahumanas a situaciones dignas y justas para el individuo y la comunidad: de las cosas necesarias, como el alimento,vivienda, derecho a elegir libremente el estado de vida y fundar una familia, la educación, al trabajo, a la necesaria información a la posibilidad de actuar cada uno según el recto de su conciencia, a la salvaguarda de la vida privada, y a la justa libertad también en el campo religioso…(GS 26) Seguro que éstas pequeñas reflexiones creo que serán determinantes si de verdad, queremos trabajar por un mundo mejor donde tendrán que vivir nuestros hijos.

Un abrazo.

Marcelo Ndong Obono.

 

2 Comments for “¿ QUÉ MUNDO TENDRÁN QUE VIVIR NUESTROS HIJOS ?”

Marcelo Ndong Obuan

says:

Mandar dinero al extranjero para la formación de mi hijo…. Comprar el mejor coche para mi hijo,.. O sacrificar vidas humanas para ejercer la profesión o carrera que he estudiado, no creo que favorezca un futuro próximo para tu hijo ni beneficia a esta Guinea que nos ha visto nacer.. Simplemente, quiero ser tu profeta del siglo XXI. Un abrazo fuerte desde Murcia. Ok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *